Yaiza Martínez imparte el micro taller “Poesía y Ciencia” en La Madraza

By Blog Leave a comment
Yaiza Martínez

Hay quien aún piensa en la poesía como ese gran contenedor emocional del amor y desamor, reflejo de los estados anímicos más antagónicos y confrontados como la felicidad y la tristeza, el apego y la soledad, el miedo y la valentía, la admiración, los celos, la vergüenza o la pena. Pero existe una nueva tendencia literaria en la que la poesía es mucho más que escribir sobre el amor romántico, mucho más que explorar nuestras emociones para expresar las grandezas y bajezas del ser humano. Existe una poesía en la que el Universo y la Naturaleza son la musa del escritor, que encuentra en sus versos una forma diferente y creativa de entender el mundo que nos rodea.

Yaiza Martínez es una de esas nuevas escritoras que ha decidido ir más allá de esa visión clásica. El próximo 19 de octubre impartirá el micro taller “Poesía y Ciencia” dentro del programa de actividades “Granada es Literatura” organizado por Granada Ciudad de Literatura y el Aula de Literatura de la Universidad de Granada.

 

Yaiza es escritora, poeta y periodista. Como directora de la revista Tendencias21 se dedicó durante más de una década a la divulgación científica.  Pero su pasión compartida con la escritura creativa la ha llevado a emprender dos caminos históricamente divergentes, razón y emoción, que ella ha hecho converger en una única vía para conocer el mundo que nos rodea.

Entender nuestro universo a través de la ciencia y la poesía

“Ciencia y poesía son dos formas diferentes de aproximarse a la realidad para conocerla”, explica la autora, que sigue buscando entre versos y estudios científicos el sentido y las explicaciones de una realidad compleja y a veces difícil de comprender. Una realidad “bella”, limitada hasta ahora al mundo del arte, pero nada más lejos de la realidad. “Cualquier científico conoce perfectamente la belleza que hay en la naturaleza y en el universo”.

A poco que conversemos con ella, somos capaces de comprender qué hay en común entre ambas disciplinas, a las que separa el lenguaje utilizado, pero que tienen como elemento común la actitud de investigación. Porque un científico busca respuestas en su laboratorio, donde trabaja para sacar conclusiones a través de la observación, mientras que un poeta también recurre a la exploración para la expresión del pensamiento humano y saca conclusiones de laexperiencia vivida con el lenguaje.

La escritura de Yaiza Martínez se ha visto influenciada por su interés por la física, pero también por otras disciplinas científicas, como la botánica o la entomología, cuya relación conla poesíaha indagado en su último libro “Tratado de las mariposas” (Ediciones Tigres de Papel, 2018). Actualmente, además, está empezando a investigar la astronomía y su tradición relación con los mitos.

Versos sobre la luna, el universo, las plantas y las mariposas. ¿Dónde ha quedado el amor romántico y el desamor poético? El tema del amor fue, es y será un tema universal para los escritores de cualquier época. Podemos encontrarlo en la poesía de esta autora, pero no es un tema recurrente para ella. “Yo voy a la poesía a preguntar, a intentar entender, a conocer a través del lenguaje. El amor es fundamental, pero no es el único tema que podemos indagar a través de la poesía”.

“Cualquier científico conoce perfectamente la belleza que hay en la naturaleza y en el universo”

 

Vamos a escribir

El microtaller que impartirá Yaiza Martínez en La Madraza comenzará con una llamada de atención sobre la actitud de observación propia de la investigación científica, que también todo poeta necesita para escribir sus textos. Porque no todo lo que nos rodea está a la vista, y es necesaria una especial atención para captar lo numinoso, lo que brilla y merece ser contado o cantado.. En este sentido, Martínez partirá del lema de la Astronomy Society of London que aparece en la Medalla de oro entregada en 1828 a Caroline Herschel: Anótese todo lo que brilla”.

“Vamos a hacer un símil entre la observación astronómica y la de la escritura, a acercar en este sentido la poesía a la ciencia. También hablaremos de los problemas medio ambientales, que están llevando a los poetas a tratar de una manera completamente nueva el tema de la naturaleza; sobre el efecto de Internet en nuestra forma de pensar y de escribir; o sobre la astronomía y la astrobiología como fuente de sobrecogimiento e inspiración para la poesía. Mostraremos imágenes que nos servirán para despertar nuestra imaginación poética y trabajaremos la poesía colaborativa y la metáfora como elemento constitutivo del universo”.

Asimismo, la conferencia se centrará en las correspondencias entre elementos distantes del cosmos y su relación con la metáfora poética, porque el universo también parece hacer metáforas: en la nuez podemos ver un cerebro y en una nebulosa estelar el iris de un ojo, por ejemplo.

Pero Yaiza va más lejos y se adentra en el mundo de las matemáticas a través del concepto de fractal y cómo aplicarlo al desarrollo de un poema. Un fractal es un objeto geométrico cuya estructura básica, fragmentada o irregular, se repite a diferentes escalas. Hay fractales naturales como el romanesco, la coliflor o el erizo de mar, pero también fractales poéticos: versos fragmentados o irregulares que se repiten a diferentes escalas.

“Parece una poesía más difícil de entender que el tradicional romance, al que tan acostumbrado tenemos el oído, pero con un poco de práctica cualquier persona puede escribir y entender estos textos, tan sólo hay que habituar la mente y el oído. Como siempre, estar atentos a todo lo que pueda brillar y, de repente, cobrar sentido para nosotros”.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.