Una patente granadina, la esperanza para los enfermos de Crohn. Entrevista con Mario Delgado

By Blog Leave a comment

Mario Delgado es investigador del Instituto de Parasitología y Biomedicina López Neyra de Granada, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Estos días ha sido noticia porque una de las patentes de su investigación ha sido la base para la generación de un medicamento que puede mejorar notablemente la calidad de vida de los pacientes con enfermedad de Crohn. Una patente con sello granadino que consolida la marca Granada Salud y pone de manifiesto el alto nivel de los científicos que desarrollan su trabajo en la ciudad.

En primer lugar, enhorabuena. 

Muchas Gracias.

Ha sido más de una década de estudio y ensayos clínicos que han dado como resultado un medicamento llamado Alofisel.

Exacto. El Alofisel es un fármaco destinado a las personas con la enfermedad de Crohn que han desarrollado complicaciones que sólo se pueden resolver mediante la cirugía. Con este medicamento se evita la intervención quirúrgica, mejorando sustancialmente la calidad de vida de los pacientes. 

¿Qué tipo de complicaciones?

El 28% de los enfermos de Crohn sufren fístulas anales, que les producen infecciones recurrentes con mucho dolor que les genera  incontinencia y, en muchos casos, imposibilidad para trabajar. En muchos casos la única solución pasa por una operación, que puede conllevar la incontinencia total y puede obligar al paciente a llevar una bolsa de defecación permanente. Teniendo en cuenta que la mayoría de los enfermos tienen entre 20 y 35 años de edad, su calidad de vida se se ve afectada considerablemente durante mucho tiempo.

¿Cuál ha sido el resultado de su investigación?

Hemos descubierto que algunas células madres presentes en el tejido adiposo no sólo tienen capacidad regeneradora (como la que obtenemos de las células madre del cordón umbilical o de médula ósea), sino que pueden regular respuestas autoinmunes e inflamatorias con lo que pueden utilizarse para prevenir, tratar o mejorar enfermedades autoinmunitarias así como trastornos inflamatorios. Esta es la principal novedad de nuestra investigación. 

Otra de las novedades es el carácter alogénico de estas células

Cierto. Hasta hace poco toda la terapia celular estaba basada en un escenario singénico, esto quiere decir que las células madre sólo se utilizaban para la regeneración celular de tejidos del mismo paciente. Sin embargo a veces el paciente no tiene células suficientes o no hay tiempo de expandirlas adecuadamente, a lo que se suma el hecho de que se necesita una infraestructura hospitalaria compleja. Lo que hemos conseguido es trabajar en un escenario alogénico, donde el enfermo recibe las células de un donante que una empresa farmacéutica puede expandir, guardar y enviar a cualquier lugar del mundo para que pueda infundirlas cualquier equipo médico con una intervención simple. Es como inyectarse cualquier antiinflamatorio con la ventaja de que no hay ningún riesgo de rechazo. Fíjate hasta que punto esto es así, que en nuestra investigación transplantamos células de humanos a ratones y no hubo ningún tipo de reacción inmunológica a las nuevas células. Por eso tienen una aplicación tan amplia. Son, además, muy seguras y no han generado tumores tras mas de ocho años de seguimiento.

¿Cualquier persona puede, entonces, ser donante?

Si, cualquier persona puede donar y recibir. Hay que tener en cuenta que para este tratamiento utilizamos el tejido adiposo que todos tenemos en la zona abdominal y que habitualmente se extrae en las liposucciones estéticas. Esta grasa es una de las principales fuentes de células madre del cuerpo. La idea es reutilizarla, ya que ahora se desecha en los hospitales, para conseguir células, aislarlas, expandirlas y guardarlas en nitrógeno listas para su distribución. No se necesita un registro de donantes ya que de cualquier liposucción se consiguen células. Incluso hay hospitales que costean el tratamiento a cambio de poder utilizar el tejido adiposo extraído del donante.

Por su carácter innovador, Alofisel ha recibido el Premio Galeno en la categoría de terapias avanzadas.

Si, y estamos muy satisfechos ya que este premio está considerado como el Nobel de la industria farmacéutica. Han sido cinco años de investigación y otros ocho de ensayos clínicos que, al final, ha tenido su recompensa.

 

 ¿Hablamos de una solución definitiva?

En el 55% de los pacientes, si. Es una cifra bastante buena teniendo en cuenta que el medicamento se está suministrando a pacientes en los que han fallado todos los tratamientos anteriores y encuentran médicamente deshauciado. Cuando se demuestre su eficacia probablemente se pueda plantear su uso en primera línea de tratamiento. 

Y, ¿estará al alcance de todos los pacientes?

Si me preguntas por el precio, es algo complicado, porque la compañía que los comercializa negocia su coste con cada país. Es cierto que por ahora no es un medicamento barato y debería ser cubierto por los sistemas nacionales de salud, por tratarse de una complicación seria en pacientes jóvenes. Hablamos de entre 60.000 y 120.000 euros, aunque la empresa podría rebajarlo a 30.000 en algunos países. Todo depende del número de pacientes que vayan a ser tratados.

¿De cuántos pacientes estaríamos hablando?

El problema con la enfermedad de Crohn es que no existe un censo de enfermos, sólo tenemos estimaciones. Se calcula que hay en España unos 140.000 afectados, de los cuales el 28% presentan fístulas anales complejas,  y un porcentaje elevado de ellos de ellos fallan a todos los tratamientos existentes hasta ahora. Estaríamos hablando de unos 80.000 pacientes en Europa.

Sería muy interesante si este tratamiento se pudiera aplicar a otras enfermedades

Sí que se puede, por ejemplo en la artritis reumatoide. Hay un ensayo clínico para el tratamiento de pacientes en los que, igual que con la enfermedad de Crohn, han fallado otros medicamentos. Hay otro ensayo patentado por la investigadora Elena González Rey sobre su aplicación en pacientes con septicemia originada por una neumonía nocosomial hospitalaria, que causa muerte en el 30% de los casos. Ya no sólo hablamos de cálida de vida, sino de la propia vida. Los primeros datos son muy prometedores pero dependemos de que las farmacéuticas apuesten por ellos.

Estamos ante un nuevo logro de la marca Granada Salud. 

Efectivamente y es importante que se reconozca y se divulgue. El germen es Granada, es importante lanzar la idea de que si no colaboran con el sector hospitalario y biofarmacéutico es imposible que se puedan desarrollar estos avance científicos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.